¿Por qué tener un perro puede ofrecer más seguridad en una casa?

Muchos casos de inseguridad hacen que las personas se pregunten cuál es la mejor manera que tienen para proteger su casa. La realidad es que, en muchos casos, las probabilidades de que ocurra algún acto delictivo dentro o fuera de una propiedad es relativo a la zona en donde esté ubicado.

No obstante, contar con medidas de seguridad puede hacer que las personas se sientan mucho más seguras tanto cuando estén dentro o fuera de su casa. Y si bien hay quienes prefieren contratar un sistema de alarmas para que detecte cualquier movimiento inusual, hay otras personas que están más seguras teniendo al guardián de seguridad con más experiencia del mundo: el perro.

Desde hace miles de años, los caninos han ayudado a proteger espacios públicos, monumentos o incluso a personas. No por nada se los suelen entrenar para participar de operativos tanto de la policía, bomberos u otras fuerzas de seguridad. Su sentido de servicio es tal que han habido perros a lo largo de la historia que han recibido condecoraciones por sus actos de valor y de servicio. Con estos sólo, podemos asegurar que un perro puede ser un aliado importante si estamos buscando métodos para mantener nuestra casa más segura.

¿Pero qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir un perro que ayude a cuidar nuestro espacio? Lo primero es considerar la raza que vamos adoptar. No necesariamente deben ser puros, pero hay que considerar que algunos tamaños no van a poder ayudarnos. Perros como los Yorkshire Terrier, Pomeranio o Chihuahua lamentablemente no son muy feroces a la hora de proteger los espacios.

Es por eso que se suelen elegir perros que estén más asociados a la funciones de protección, como el Doberman, Pastor Alemán o Dogo Argentino. Lo más importante es que estén entrenados para detectar cualquier irregularidad y atacar en caso que sea necesario.

Pero saber cómo cuidar la casa no es lo único que necesitan estos perros. Así como cualquier mascota, requieren de atención y cariño. Después de todo, no pueden cuidar un lugar si no se sienten parte de él. Para ello, hay que asegurarse de que pueda salir a pasear con regularidad, que haga buen ejercicio y que cuente con alimentos balanceados, como puede ser Vital Can o algunas de las muchas marcas disponibles en el mercado. También necesitan ser bañados y, sobre todo, que jueguen con ellos.

No hay una prueba de fidelidad más grande que el perro que desee ser mimado y que quiera jugar con los humanos que viven en la casa. Más allá del ejercicio que significa, también es parte del vínculo que va generando con el espacio y las personas del lugar.

Brindarle afecto, asegurarse de que esté bien y hacerle regalos de tiendas de mascotas como Catycan son apenas algunas de las cosas que se pueden hacer para que se sienta a gusto. Después de todo, queremos que nos ayude a mantener la casa segura, y para eso necesita confiar y querer a las personas que viven dentro de ella.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *