¿Por qué tu gato necesita un rascador?

Seguramente crees que a la hora de cuidar a tu gatito ya contás con lo indispensable, comida, una cama y quizás algo con que jugar. Pero solo eso no será suficiente para evitar que tu compañero arañe algunos de tus muebles y aunque se algo que puede molestar, el hecho de rascar es un acto totalmente innato en los gatos y que no puede prohibirse pues afectaría seriamente su salud.

¿De donde viene esto? Originalmente los gatos necesitan de garras afiladas para cazar, trepar y defenderse de posibles amenazas. Cuando no las están usando permanecen retraídas por lo que a diferencia de las de los perros no se desgastan de manera natural con la pisada. ¿Qué problema trae esto? Al tratarse de un gato doméstico es poco probable que necesite utilizar sus garras para alguna de las cosas que ya mencionamos así que sus uñas seguirán creciendo sin parar y podrían terminar clavándose en las almohadillas de las patas y causándole mucho daño.

Y esa no es la única razón, como nos señalan nuestros amigos de Natural Life, expertos en cuidado de mascotas, los gatos también rascan objetos como forma de comunicarse. Los rascadores les permiten aliviar su ansiedad, sus nervios o su frustración. Sin contar que se trata de animales bastante territoriales por lo que también se valen de esta acción para establecer sus límites.

La manera más fácil de cuidar al gato al tiempo que se le facilita una manera de rascar sin que represente un problema de conducta y destruya de toda la casa es, sin dudas, un rascador. Además de ser una superficie controlada donde afilar sus garras, podrá liberar tensiones y utilizarlo como un juguete. La combinación perfecta entre salud y diversión para tu gatito.

Hay muchos tipos de rascadores. Si todavía no sabes cual elegir podés visitar la sección de “rascadores para gatos” en la web de Natural Life, donde además de contar con una amplia variedad de rascadores y demás productos para tu gatito también podrás recibir asesoría personalizada para encontrar el más adecuado para tu mascota. No todos los productos funcionan igual, por eso siempre será lo mejor buscar ayuda de los verdaderos profesionales.

En rascadores hay uno para cada necesidad, tanto si tu gatito es apenas un bebe o si se trata de un gato adulto. Podés comenzar con un juguete rascador y luego, para evitar que se interese por arañar los muebles, comprar uno de los rascadores verticales y colocarlo a los lados. Y si es de los gatitos a los que le gusta jugar y escalar podés probar con los que tienen distintos niveles, escondites y otros elementos que de seguro serán muy interesantes para tu mascota.

Así que ya sabés, si tu compañero ha comenzado a rascar todo, no luches contra sus instintos, encontrá una solución en tu petshop más cercana donde seguro sabrán asesorarte para que encuentres el rascador perfecto que se ajuste al tamaño, edad y necesidades de tu mascota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *