¿Por qué tener un perro puede ofrecer más seguridad en una casa?

Muchos casos de inseguridad hacen que las personas se pregunten cuál es la mejor manera que tienen para proteger su casa. La realidad es que, en muchos casos, las probabilidades de que ocurra algún acto delictivo dentro o fuera de una propiedad es relativo a la zona en donde esté ubicado.

No obstante, contar con medidas de seguridad puede hacer que las personas se sientan mucho más seguras tanto cuando estén dentro o fuera de su casa. Y si bien hay quienes prefieren contratar un sistema de alarmas para que detecte cualquier movimiento inusual, hay otras personas que están más seguras teniendo al guardián de seguridad con más experiencia del mundo: el perro.

Desde hace miles de años, los caninos han ayudado a proteger espacios públicos, monumentos o incluso a personas. No por nada se los suelen entrenar para participar de operativos tanto de la policía, bomberos u otras fuerzas de seguridad. Su sentido de servicio es tal que han habido perros a lo largo de la historia que han recibido condecoraciones por sus actos de valor y de servicio. Con estos sólo, podemos asegurar que un perro puede ser un aliado importante si estamos buscando métodos para mantener nuestra casa más segura.

¿Pero qué tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir un perro que ayude a cuidar nuestro espacio? Lo primero es considerar la raza que vamos adoptar. No necesariamente deben ser puros, pero hay que considerar que algunos tamaños no van a poder ayudarnos. Perros como los Yorkshire Terrier, Pomeranio o Chihuahua lamentablemente no son muy feroces a la hora de proteger los espacios.

Es por eso que se suelen elegir perros que estén más asociados a la funciones de protección, como el Doberman, Pastor Alemán o Dogo Argentino. Lo más importante es que estén entrenados para detectar cualquier irregularidad y atacar en caso que sea necesario.

Pero saber cómo cuidar la casa no es lo único que necesitan estos perros. Así como cualquier mascota, requieren de atención y cariño. Después de todo, no pueden cuidar un lugar si no se sienten parte de él. Para ello, hay que asegurarse de que pueda salir a pasear con regularidad, que haga buen ejercicio y que cuente con alimentos balanceados, como puede ser Vital Can o algunas de las muchas marcas disponibles en el mercado. También necesitan ser bañados y, sobre todo, que jueguen con ellos.

No hay una prueba de fidelidad más grande que el perro que desee ser mimado y que quiera jugar con los humanos que viven en la casa. Más allá del ejercicio que significa, también es parte del vínculo que va generando con el espacio y las personas del lugar.

Brindarle afecto, asegurarse de que esté bien y hacerle regalos de tiendas de mascotas como Catycan son apenas algunas de las cosas que se pueden hacer para que se sienta a gusto. Después de todo, queremos que nos ayude a mantener la casa segura, y para eso necesita confiar y querer a las personas que viven dentro de ella.  

¿Por qué la gente sigue yendo a jugar al bingo?

Hace unos años, las licencias de los Bingos porteños vencieron y Lotería Nacional ordenó el cierre de estos lugares. Ahora, los edificios que albergaban estas casas de juego fueron reconvertidos para dar lugar a diversos rubros que nada tienen que ver con la actividad que solían ofrecer. Sin embargo, eso sucedió solamente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, del otro lado de la General Paz y del Riachuelo el panorama es diferente.

La provincia de Buenos Aires aún cuenta con 46 bingos distribuidos en 32 de sus partidos. En esos lugares, la gente sigue yendo como en algún momento lo hacía en la Capital Federal. Pero, ¿a qué se debe este fenómeno?

Una cuestión de gustos

Argentina siempre fue un país que le gustó las apuestas y el juego. No por nada, el hipódromo de Palermo sigue en funcionamiento después de casi 150 años. Y, si bien hay personas que prefieren jugar a las Loterías Mundiales, otras prefieren sentarse en una sala de Bingo. Eso se debe a la simplicidad del juego y al hecho de que el cartón no es muy caro.

Hay personas que lo toman como una salida en pareja, sobre todo la que es mayor de edad (el promedio de edad de los asistentes es de 45 años, pero no suelen encontrarse personas que superen los 35). Además, el bingo se suele considerar como un juego de azar más “inofensivo” que la ruleta o las tragamonedas, por lo cual es mucho más fácil ver personas que no lo rechazan.

Hora de comer

Las empresas que se dedican a los juegos de azar saben la importancia de mantener a las personas dentro del lugar. Después de todo, mientras más tiempo estén en el bingo, mayores son las probabilidades de que sigan jugando. Y una de las estrategias más comunes para lograr eso es ofreciendo comida a precios módicos, permitiendo que los jugadores no tengan que ir a gastar dinero en otros lugares.

A simple vista parecería ser una pérdida de dinero, pero si tenemos en cuenta que son las mismas empresas las que operan estos restaurantes o buffets internos, el ingreso que se pierde con los alimentos se recupera a crecer con el juego.

Otras alternativas

En su momento fue una decisión polémica, pero hoy en día no es extraño asociar a los bingos con máquinas tragamonedas y algún otro juego de azar. Si bien el bingo se sigue manteniendo como el juego estrella de estos lugares, ahora las personas que deseen tener una experiencia más cercana a un casino las pueden tener en alguno de los muchos lugares que se encuentran dentro de la Provincia de Buenos Aires.

En algunos lugares incluso se ofrecen televisores para poder apostar y chequear los resultados de los dos Hipódromos más importantes del Área Metropolitana de Buenos Aires o para chequear los resultados de las diferentes loterías (algo de lo cual se puede leer más aquí).

Ya sea por gusto o tradición, los bingos siguen siendo una parte de la vida de muchos argentinos. Y no hay duda que eso va a seguir así por un largo tiempo.

Cada vez más personas buscan maneras de relajarse en su casa

Son numerosos los estudios médicos y científicos que indican los peligros del estrés en el cuerpo humano. Considerando que vivimos en épocas donde la incertidumbre económica y laboral es muy grande, no es extraño ver a personas que intentan encontrar maneras de no sucumbir ante las consecuencias negativas de estos males modernos. Una de las soluciones más sencillas es encontrar momentos en el día para poder relajarse y descansar un rato de la rutina.

No necesita de muchas cosas, y las maneras de aplicarlo son bastante sencillas. Con apenas un par de horas a la semana podés darle a tu cuerpo el espacio que necesita para bajar las tensiones del día a día y, de esa manera, reducir las posibilidades de enfermedades relacionadas a la presión alta o incluso al mismo stress.

¿Cuáles son esos métodos y cómo realizarlos?

Aprovechá tu bañera

Si contás con una bañera, aprovechá para darte el descanso que te merecés. Tomar baños de inmersión es una manera sencilla de relajar el cuerpo, además de darte un rato en el cual no necesitás pensar en otra cosa que no sea vos.

Si a eso le sumás sales de baño, música relajante y algún perfume que te agrade (como puede ser alguno de los que se pueden ver aquí), te vas a encontrar con un descanso tan efectivo como si hubieras dormido 8 horas.

Terapia de aromas

Los antiguos griegos, egipcios y chinos ya conocían las propiedades de los aceites esenciales. Entre los diferentes usos que les daban estaba el médico, permitiendo que sus pacientes dejen de sentir molestias musculares o de otro tipo.

En la actualidad, la aromaterapia está considerada como un complemento de la medicina para poder tratar diferentes patologías y ayudar a pacientes con tratamientos complejos (como psiquiátricos u oncológicos) a sentirse más relajados durante la aplicación de los mismos.

En estos tiempos, no es necesario contar con chamanes o médicos antiguos para conseguir este tipo de fragancias o perfumes; empresas como Universo Garden Angels se dedican a prepararlas y a comercializarlas en diferentes maneras.               

El poder del descanso

Muchas veces, las soluciones más simples son las que tenemos al alcance de la mano. Y en ocasiones las mejor manera de bajar la tensión y los nervios es durmiendo la cantidad de horas correctas. Se estima que nuestro organismo requiere de un descanso de 8 horas para poder metabolizar los alimentos, fijar la memoria a corto plazo del día y relajar los músculos que utilizamos a lo largo de la jornada.

Es por eso que los médicos recomiendan a sus pacientes a dormir esa cantidad de horas al día, ya que es el método más efectivo de evitar el estrés acumulado de la semana. De tener la posibilidad, tratá de hacer estas tres cosas en la semana. El costo de esto es muy poco y te va a permitir vivir más plenamente durante el año.

A veces es imposible evitar el cansancio y la tensión que genera el día a día del trabajo, pero poder manejarlo una vez que llegamos a casa puede ser la manera de no sucumbir ante los malestares que eso conlleva.

Post 03

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Pellentesque posuere sodales consectetur. Donec ultricies et risus et finibus. Nullam commodo ultricies rutrum. Nunc eu risus tincidunt, varius massa eget, semper felis. Etiam commodo eros augue, id euismod tellus malesuada vitae. Donec pulvinar et ipsum eget dignissim. Pellentesque tincidunt vulputate lacus, non hendrerit diam vulputate sed. Maecenas ante tortor, semper scelerisque mauris sed, fringilla sagittis sem. Proin eu vestibulum libero. Nulla facilisi.

Cras pellentesque, nisl quis consequat rhoncus, est erat interdum massa, non fringilla enim justo nec sapien. Nulla elementum ipsum scelerisque velit faucibus gravida sit amet nec sem. Quisque a urna sed neque vestibulum mattis. Phasellus eu mollis eros, ut finibus odio. Morbi lacus est, dapibus nec sollicitudin at, egestas eu tortor. Aenean ultricies ipsum eget felis vestibulum gravida. Phasellus faucibus, libero at feugiat tristique, tortor enim viverra felis, non dapibus purus est id diam. Donec semper, felis vitae tempor interdum, libero nunc imperdiet arcu, eget luctus odio urna ut ante. Aliquam dictum tempus lobortis. In eget accumsan leo.

Fusce accumsan malesuada nunc non porta. Nulla sed est tellus. Duis in placerat eros. Fusce feugiat risus ut ligula blandit lacinia. Praesent in neque quis augue ultrices condimentum eu sed ipsum. Cras dictum non sapien id efficitur. Integer suscipit tortor eu aliquam tempor. Etiam scelerisque ultricies sapien, vitae porta metus ornare non. Sed at dapibus turpis, egestas pulvinar nisi. Integer mattis turpis sit amet ullamcorper vulputate. Donec pulvinar volutpat semper. Integer vitae tempor leo. Nullam ullamcorper, quam et mattis pretium, massa tellus consectetur nunc, scelerisque faucibus arcu sapien vel metus. Phasellus at vestibulum dolor, ac tempus dui. Etiam malesuada lacus turpis, non viverra libero facilisis in. Aenean facilisis augue porttitor, placerat augue vitae, semper felis.

Post 02

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Pellentesque posuere sodales consectetur. Donec ultricies et risus et finibus. Nullam commodo ultricies rutrum. Nunc eu risus tincidunt, varius massa eget, semper felis. Etiam commodo eros augue, id euismod tellus malesuada vitae. Donec pulvinar et ipsum eget dignissim. Pellentesque tincidunt vulputate lacus, non hendrerit diam vulputate sed. Maecenas ante tortor, semper scelerisque mauris sed, fringilla sagittis sem. Proin eu vestibulum libero. Nulla facilisi.

Cras pellentesque, nisl quis consequat rhoncus, est erat interdum massa, non fringilla enim justo nec sapien. Nulla elementum ipsum scelerisque velit faucibus gravida sit amet nec sem. Quisque a urna sed neque vestibulum mattis. Phasellus eu mollis eros, ut finibus odio. Morbi lacus est, dapibus nec sollicitudin at, egestas eu tortor. Aenean ultricies ipsum eget felis vestibulum gravida. Phasellus faucibus, libero at feugiat tristique, tortor enim viverra felis, non dapibus purus est id diam. Donec semper, felis vitae tempor interdum, libero nunc imperdiet arcu, eget luctus odio urna ut ante. Aliquam dictum tempus lobortis. In eget accumsan leo.

Fusce accumsan malesuada nunc non porta. Nulla sed est tellus. Duis in placerat eros. Fusce feugiat risus ut ligula blandit lacinia. Praesent in neque quis augue ultrices condimentum eu sed ipsum. Cras dictum non sapien id efficitur. Integer suscipit tortor eu aliquam tempor. Etiam scelerisque ultricies sapien, vitae porta metus ornare non. Sed at dapibus turpis, egestas pulvinar nisi. Integer mattis turpis sit amet ullamcorper vulputate. Donec pulvinar volutpat semper. Integer vitae tempor leo. Nullam ullamcorper, quam et mattis pretium, massa tellus consectetur nunc, scelerisque faucibus arcu sapien vel metus. Phasellus at vestibulum dolor, ac tempus dui. Etiam malesuada lacus turpis, non viverra libero facilisis in. Aenean facilisis augue porttitor, placerat augue vitae, semper felis.

Post 01

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Pellentesque posuere sodales consectetur. Donec ultricies et risus et finibus. Nullam commodo ultricies rutrum. Nunc eu risus tincidunt, varius massa eget, semper felis. Etiam commodo eros augue, id euismod tellus malesuada vitae. Donec pulvinar et ipsum eget dignissim. Pellentesque tincidunt vulputate lacus, non hendrerit diam vulputate sed. Maecenas ante tortor, semper scelerisque mauris sed, fringilla sagittis sem. Proin eu vestibulum libero. Nulla facilisi.

Cras pellentesque, nisl quis consequat rhoncus, est erat interdum massa, non fringilla enim justo nec sapien. Nulla elementum ipsum scelerisque velit faucibus gravida sit amet nec sem. Quisque a urna sed neque vestibulum mattis. Phasellus eu mollis eros, ut finibus odio. Morbi lacus est, dapibus nec sollicitudin at, egestas eu tortor. Aenean ultricies ipsum eget felis vestibulum gravida. Phasellus faucibus, libero at feugiat tristique, tortor enim viverra felis, non dapibus purus est id diam. Donec semper, felis vitae tempor interdum, libero nunc imperdiet arcu, eget luctus odio urna ut ante. Aliquam dictum tempus lobortis. In eget accumsan leo.

Fusce accumsan malesuada nunc non porta. Nulla sed est tellus. Duis in placerat eros. Fusce feugiat risus ut ligula blandit lacinia. Praesent in neque quis augue ultrices condimentum eu sed ipsum. Cras dictum non sapien id efficitur. Integer suscipit tortor eu aliquam tempor. Etiam scelerisque ultricies sapien, vitae porta metus ornare non. Sed at dapibus turpis, egestas pulvinar nisi. Integer mattis turpis sit amet ullamcorper vulputate. Donec pulvinar volutpat semper. Integer vitae tempor leo. Nullam ullamcorper, quam et mattis pretium, massa tellus consectetur nunc, scelerisque faucibus arcu sapien vel metus. Phasellus at vestibulum dolor, ac tempus dui. Etiam malesuada lacus turpis, non viverra libero facilisis in. Aenean facilisis augue porttitor, placerat augue vitae, semper felis.